Mousse de piña y leche condensada

Con leche condensada, nata montada, piña y un poco de gelatina, se puede preparar un postre delicioso y lleno de sabor la mar de interesante. ¡Y rápido!

Receta de mousse de piña y leche condensada

Ingredientes para preparar mousse de piña y leche condensada

  • 200 ml. de leche condensada
  • 500 gr. de piña en almíbar
  • 200 ml. de nata líquida
  • 2 hojas de gelatina neutra (opcional)

¿Cómo preparar mousse de piña y leche condensada?

  • Echamos en el vaso de la batidora la leche condensada junto con la pulpa de la piña bien escurrida.
  • Mientras, ponemos la gelatina a hidratarse en un poco de agua, y cuando esté bien hidratada, la deshacemos con un poquito de agua caliente (la justa). La añadimos al vaso de la batidora cuando esté disuelta por completo.
  • Lo trituramos todo muy bien hasta que nos quede una crema muy fina y algo espesa. Reservamos.
  • Montamos la nata con unas varillas eléctricas (deberá estar bien fría para que la nata monte bien) y la mezclamos con la crema anterior con movimientos envolventes para que la nata no se baje.
  • Repartimos la mousse de piña y leche condensada en copas individuales, y las llevamos a nevera para que se enfríen y cuaje la gelatina. Al final, quedará como una gelatina de frutas fresca y agradable con una textura bastante granulosa.
  • Foto orientativa: Vegan Feast Catering
Nota del autor:

Puedes usar gelatina en polvo, de esa forma podrás añadirla directamente a la mousse de piña sin necesidad de hidratarla ni disolverla en agua.

Si no usas gelatina, puedes dejar algunos trozos de piña sin triturar en daditos pequeños, y de esta forma le darás textura a la mousse.